Esta mañana, en rueda de prensa, el ministro de Gobierno, Gabriel Martínez, y la comandante general de Policía, Tannya Varela, informaron que no existen detenidos en torno al caso de las hermanas venezolanas Sara y Sofía Oviedo Quintana, quienes fueron reportadas como desaparecidas el pasado jueves, en Quito. Además, mencionaron que se buscará cambios en el reglamento del transporte terrestre para evitar que los menores de edad se trasladen sin autorización de sus padres.

Desde el momento en que, en Quito, los padres de las niñas de 13 y 12 años de edad, hicieron pública la desaparición de ambas, desde el Ministerio de Gobierno y la Policía Nacional se activaron todos los protocolos de búsqueda, junto con las unidades y direcciones Antitrata y Tráfico de Personas, Dinapen, Dinased e Interpol; además, durante el fin de semana, se activó la Alerta Emilia, señaló el ministro Martínez.

“La difusión de información detallada permitió ubicarles en un bus de pasajeros que se dirigía hacia Lima. La investigación no termina con la ubicación de Sara y Sofía. Es preciso tomar correctivos en los reglamentos del transporte terrestre, pues se venden boletos a menores de edad para viajar sin autorización de los padres. Además, de ampliar controles más exhaustivos en las fronteras”.

A la par de exteriorizar su satisfacción por el reencuentro de las hermanas Sara y Sofía con sus padres y otros familiares, tras una acción rápida ejecutada desde el Ecuador, el Ministro también refirió que el caso debe llevar a la reflexión profunda sobre el cuidado que se debe tener con los hijos.

En tanto que la general Tannya Varela detalló que, respaldada en la tecnología, en primera instancia, la Policía Nacional determinó que Sara y Sofía habían tomado el trole para dirigirse a la Terminal Terrestre y luego trasladarse a Loja, sitio del cual viajaron hacia Macará, donde pernoctaron junto a otros ciudadanos venezolanos. Desde ahí, por un paso irregular, llegaron a Perú. Cuando iban en bus desde Piura hacia Lima, una ciudadana que viajaba en la misma unidad les reconoció y avisó a la Policía de Perú.

“En cuanto se conoció la denuncia, nuestra Policía determinó la ruta que las menores de edad habían seguido en Quito. Después, con la activación de la Alerta Emilia, el caso se difundió hasta Perú y, en Piura fueron localizadas. Hemos ejecutado una acción conjunta y coordinada entre las policías de ambos países”, destacó la General.

También aclaró que, en torno al hecho, no existen detenidos. Viajaban solas hacia Lima. Ahora, con la Fiscalía, se investiga qué las motivó a salir de su hogar. A la vez se realizan evaluaciones y labores de ayuda sicológica.

“En nombre de mi familia estamos agradecidos con todos los organismos que estuvieron trabajando día a noche para encontrar a mis hijas. Gracias a la comunidad ecuatoriana y venezolana y a todos quienes colaboraron con un mensaje de texto en nombre de mi familia. Las investigaciones quedan en manos de las autoridades”, dijo el padre de las niñas Oviedo, notoriamente emocionado por el reencuentro.

Por admin